Asistencia a tu medida

Razón de ser

Nuestra firma surge de la necesidad cada vez más patente de diferenciar entre la labor de una asesoría fiscal y la labor de un abogado experto en la asistencia de los procedimientos tributarios, dos mundos conexos pero con distintas funciones.

Asistencia a tu medida

Razón de ser

Nuestra firma surge de la necesidad cada vez más patente de diferenciar entre la labor de una asesoría fiscal y la labor de un abogado experto en la asistencia de los procedimientos tributarios, dos mundos conexos pero con distintas funciones.

Defendemos tus intereses

Nuestra firma surge de la necesidad cada vez más patente de diferenciar entre la labor de una asesoría fiscal y la labor de un abogado experto en la asistencia de los procedimientos tributarios, dos mundos conexos pero con distintas funciones, ya que los primeros tienen la ya ardua tarea de encargarse de la gestión en el cumplimiento de las obligaciones tributarias y administrativas tanto de particulares como de empresas así como del asesoramiento personalizado para optimizar las posibilidades de ahorro fiscal, que requiere de unos sólidos conocimientos en la materia y que por si fuera poco, ésta es objeto de constantes modificaciones normativas, para lo que hay que estar continuamente actualizados.

En cambio, la labor de un abogado especializado en procedimientos tributarios se centra en proporcionar asistencia y en su caso, representación letrada, de los contribuyentes ante los distintos tipos de procedimientos que inicia la Administración Tributaria para comprobar el cumplimiento de las obligaciones tributarias de aquéllos, ya sea en sede particular o empresarial. En definitiva, la resolución de conflictos en materia tributaria.

Para ello, la Administración Tributaria requiere de la utilización de un procedimiento complejo regulado por Ley y que debe estar ajustado al tipo de comprobación. En el curso de estos procedimientos, en no pocas ocasiones la Administración hace uso de sus facultades al interpretar las leyes tributarias de una manera muy diferente a la del contribuyente, y por tanto, en contra de sus intereses.

Ante ello la labor del abogado es defender tanto estos criterios interpretativos ante los órganos de revisión (en vía administrativa y judicial) como de analizar detalladamente si el procedimiento utilizado por la Administración es el adecuado. En este sentido, nuestro compromiso como abogados especializados en Derecho Tributario es la defensa jurídica de los intereses de los clientes ante Hacienda, proporcionando esta cobertura de resolución de conflictos tributarios a las asesorías o gestorías tributarias para la defensa de sus clientes o también, a los propios particulares que se hayan visto inmersos ante un requerimiento de la AEAT.

Nuestro compromiso como abogados especializados en Derecho Tributario es la defensa jurídica de los intereses de los clientes ante Hacienda, proporcionando esta cobertura de resolución de conflictos tributarios a las asesorías o gestorías tributarias.

Contacto

13 + 1 =